miércoles, 24 de mayo de 2017

CAR y SENA, comprometidos con la formación del talento humano colombiano


Aprendices del SENA, sumergidos en una estrategia que busca enriquecer sus conocimientos a través del método científico y fortalecer sus métodos investigativos, son protagonistas del trabajo adelantado por un grupo de instructores que apuntan al fomento de la investigación, el aumento de las capacidades y el mejoramiento de las aptitudes y las actitudes de los futuros profesionales.
Este ejercicio es parte del proceso investigativo que lideran la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y el Centro de Biotecnología Agropecuaria del SENA, con sede en Mosquera, donde tuvo lugar el Primer Seminario de Investigación Ambiental. Allí, los jóvenes contaron su experiencia en el Semillero Ambiental de la Unidad de Recursos Naturales.
“Es muy importante el trabajo que venimos realizando. Estamos haciendo un acercamiento entre la academia y la CAR. Sabemos de las fortalezas que tiene el SENA, como ente formador, frente a las metodologías de investigación. El propósito es aprovecharlas y lograr que los aprendices afiancen sus conocimientos y sus habilidades, por medio de otras herramientas como la tecnología de punta con la cual contamos”, expresó el director del Laboratorio Ambiental de la CAR, Edwin Gracia.
La jornada se dio como un espacio altamente productivo para los aprendices de la entidad, quienes compartieron con expositores de la talla de Deyanira Lobo Luján, ingeniera agrónoma con doctorado y maestría en Ciencias del Suelo de la Universidad Central de Venezuela. Ella fue la encargada de hablar de la erosión hídrica y la captura de carbono en el suelo, sobre la base de los procesos erosivos producidos por las lluvias.
“Para nosotros es muy importante este tipo de alianzas con otras instituciones. Sin duda, son ejercicios que nos ayudan a darles un enfoque ambiental a los programas de formación. Así mismo, les brindamos a nuestros jóvenes la oportunidad de entrar en contacto directo con una organización que trabaja directamente con herramientas técnicas y tecnológicas y que, además, tiene todo el conocimiento ambiental”, puntualizó el subdirector del Centro de Biotecnología Agropecuaria del SENA, Édgard Sierra. 
Así es como la entidad en que más confían los colombianos está formando, con calidad y pertinencia, al talento humano requerido por los sectores productivos. Lo hace con una visión transversal de los procesos y respondiendo, en justa medida, a las características y las necesidades del mercado laboral. 


martes, 16 de mayo de 2017

Jorge Reynolds habló de marcapasos, transistores y oportunidades para los jóvenes colombianos




Mosquera (Cundinamarca), mayo 16 de 2017 - Jorge Reynolds, el ingeniero electrónico colombiano que desarrolló el primer marcapasos artificial y quien ha emprendido una serie de actividades para conmemorar los 70 años de la aparición del transistor, compartió una jornada de enseñanzas y reflexiones con aprendices e instructores del Centro de Biotecnología Agropecuaria del SENA, en Mosquera.

“Para mí es muy importante volver al SENA, donde fui aprendiz, donde realicé mi primer curso de Soldadura, en la época en la cual se utilizaban diferentes metales para los electrodos de los marcapasos. Con los instructores aprendí la combinación de los metales y sus diferentes condiciones. Fue un curso muy bonito. Desde ahí empecé a tener un gran vínculo con esta entidad”, expresó.

Durante el encuentro, el destacado científico colombiano compartió con la comunidad educativa de este centro de formación, ante quien destacó la aparición -en diciembre de 1947- de los transistores, dispositivos electrónicos fundamentales en el desarrollo de nuevas tecnologías de mayor eficiencia. Así mismo, enfatizó en el aporte de las instituciones que trabajan por el avance económico, social y tecnológico del país.

“El SENA se constituye como una posibilidad real de acceder a una buena educación, en condiciones muy favorables. Es una de las entidades más importantes en Colombia y cumple con una misión que ha sido copiada por varios países. Aprovechen las oportunidades que les brinda a todos ustedes”, insistió el creador del marcapasos.


El encuentro, además, fue propicio para conocer el trabajo adelantado por el grupo de investigación liderado por Reynolds, quien avanza en el diseño y la construcción de un biotransistor que aportaría a la conservación de la salud del hombre y de otros seres vivos.

“Se ha establecido un hito. Con este ejercicio logramos, precisamente, que los aprendices se dieran cuenta de que todo es posible, si se hace con disciplina. Nos interesa acercar a los jóvenes a personajes importantes para la ciencia y el desarrollo del país”, manifestó el subdirector del Centro de Biotecnología Agropecuaria, Édgard Sierra.

Jorge Reynolds es ingeniero electrónico de la Universidad de Trinity College en Cambridge, Inglaterra. Siempre ha estado interesado en el corazón. Desde muy joven, se sintió atraído por la relación que existe entre la electricidad y este órgano vital, que funciona correctamente gracias a los impulsos eléctricos que se generan en el cuerpo.




Jornada Registratón